viernes, 23 de abril de 2010

Los debates electorales Televisados

La política democrática tiene- o al menos, eso creo- una faceta propagandístico-publicitaria de cara al público que constituye la ciudadanía. De esta forma, uno no sólo muestra y advierte sobre sus propias acciones, sino que también las interpreta y las matiza mediante las palabras que sean necesarias para guiar nuestra mirada sobre la imagen del acto en sí.

La comunicación en un estado democrático, por tanto, sería una línea de relación de la que puede usarse un Gobierno y que también sirve de control, aunque algunas veces diría que esto es dudoso, del mismo Gobierno por parte de la ciudadanía. En eso consiste, ¿no? La palabra democracia es poder del pueblo en griego.

¿Pero cuál es el avance democrático que puede constituir un debate electoral televisado al puro estilo de Nixon vs. Kennedy, Rajoy vs. Zapatero y Cameron vs. Brown vs. Clegg- obviando las diferencias de que en este último caso se trata de un debate abierto y no un vis a vis al que estamos más acostumbrados (razón por la cual sus repercusiones en la intención de voto han sido nimias)-? En realidad, no creo que nadie negara que Gran Bretaña goza de una democracia estable y saludable; y, sin embargo, es la primera vez en toda su historia que lleva a cabo un debate electoral televisado.

Los anteriores primeros ministros británicos optaron por defender el hecho de que la intromisión de las cámaras de televisión en el funcionamiento democrático podía distorsionar su propio mecanismo. Ésta podría ser una artimaña para no arriesgar el prestigio o reconocimiento social del que uno mismo goza, lo cual no es menos cierto que, junto con la televisión, se ha ido imponiendo un nuevo formato de infotainment- information+entertainment-, es decir, de la trivialización del contenido en beneficio del color de las corbatas y la majestuosidad y pomposidad, y de cuya quema no se salvan ni este tipo de actos aparentemente formales.

2 comentarios:

I e s u dijo...

Sí, tal vez sólo sirvan para enseñar corbatas.

Nanit!

:)

Chus dijo...

Que elegancia a la hora de redactar, yo suelo ser mas de soltar 3 burradas y quedarme tan ancho. Un saludo (y sigue escribiendo)